miércoles, 19 de mayo de 2010

El nombre de las calles (2)


Esta calle de la Pasa, que va desde Puerta Cerrada a la del Conde de Miranda, se denomina de esta guisa debido a la limosna, de unas pasas, que juntamente con el panecillo, que dio nombre a un pasadizo muy cercano, instituyó el arzobispo D. Luis de Borbón.

Un adagio madrileño cuenta que "el que no pasa por la calle de la Pasa no se casa", refiriendose a las oficinas de la Vicaría que existian en esta calle.
El nombre de Lavapies de esta castiza plaza de Madrid, tan popularizado en sainetes y zarzuelas, es muy probable que tuviera su origen en alguna fuente o pila de abluciones en la que, tal vez, fuera costumbre mundificar los pies de quienes iban al barrio de la juderia, y al salir practicaban esa forma de purificación.



La Plaza de la Cebada tiene su origen en la costumbre de los labradores de las cercanías de Madrid que venían a vender el grano de las cosechas en este paraje. Allí separaban la cebada que estaba destinada a las distintas fuerzas vivas de la ciudad de entonces. También se dedicó a la venta de cereales, tocino y legumbres.