jueves, 3 de febrero de 2011

Imaginando el pasado en el Rastro...



Un domingo por la mañana, paseando por el RASTRO de Madrid, te encuentras frente a un trozo del pasado que ha tenido tiempos mejores.
Expuestas en plena calle, esas glorias del pasado parecen mendigar que alguien las acoja en su seno y les de una segunda oportunidad.













 Realizando un ejercicio de biógrafo experimental, imagino unas manos aplicandose en conseguir el zurcido perfecto del pantalón que luego su hijo lucirá en el guateque. Unos pinceles deslinzandose en el lienzo para conseguir el efecto deseado y luego ser colgado en la pared de una casa donde habitan personas. Leer bajo la lámpara imposible un tebeo de Tintín, esperando que llegue la hora de cenar. Y despues de cenar, elegir la llave del cuarto donde nos espera la apacible luz del hogar que calienta la noche de invierno en Madrid. Y si se queda sin llama, se revive con el fuelle.


El Rastro más que un mercadillo, un lugar donde se depositan historias.

1 comentario:

  1. Ala!!! Que fotazo la de las llaves, muy guapa coleguita.
    un beso para todos.

    ResponderEliminar